• Rancé 1795: Collection Impériale Hélène Eau de Parfum

    Rancé 1795

  • 85.00€

  • ¿Qué es?

    Albine de Vassal, pareja de Napoleón, optó por seguir al emperador exiliado hasta Santa Elena, donde dio a luz a Hélène, el fruto de su amor. Hélène y Albine eran dos rayos de sol que llevaron la luz a la vida de Napoleón. La niña fue llamada Hélène Napoleón Bonaparte.

    Jean Rancé, hijo de François, que, como su padre, era un ferviente seguidor de Napoleón, dedicó a Hélène esta creación, a través de la cual expresó la ternura del amor sublime. Esta fragancia muy femenina es una oda al amor romántico y a su juventud alegre. Las delicadas notas frescas de neroli y el aroma aérea de Ylang Ylang se mezclan con aromas de rosa y jazmín Sambac, creando un aroma delicado y armonioso con tono sensual. 

    • Notas altas: neroli, cardamomo, ylang-ylang, canela.
    • Notas medias: flor de naranja, sambac, jazmín, rosa, haba tonka.
    • Notas base: sándalo, lirio, almizcle, benzoina.

    50ml.

    Esta es una foto de @lusiphotography para Olivia Cuidados S.L. No está permitido su uso. Todos los derechos reservados.
    Ingredientes: Alcohol Denat., Parfum (Fragrance), Aqua (Water), Limonene, Citronellol, Geraniol, Linalool, Alpha-Isomethyl Ionone, BHT, Coumarin, Citral, Farnesol, Eugenol, Cinnamal, CI 15985 (Yellow 6), CI 14700 (Red 4).

    Si Napoleón se enterase de que en Olivia tenemos la preciosa colección Rancé, inmediatamente haría un pedido on-line. Sí, sí. Napoleón era un fiel admirador de François Rancé, creador francés de estas exquisitas y refinadas fragancias al que conoció en París e hizo emigrar desde el sur de Francia, donde se dedicaba a sus maravillosas creaciones perfumadas, a la capital (más concretamente a su atelier), para poder aprender de él la gloriosa labor creativa que llevaba a cabo.

    En esta nueva etapa, Rancé volcó todo su ingenio y olfato a crear su preciada línea de perfumes destinada a la aristocracia de Francia, dedicando varios de sus perfumes a su aprendiz, Napoleón (nosotros contamos con “Le Vainqueur").

    Después de la desaparición del fundador, varias generaciones de la familia prosiguieron con sus elaboraciones. Incluso a finales de 1800, Alexandre Rancé se trasladó a Milán para continuar con el negocio. En la actualidad, lo sigue haciendo su nieta Juana Sandra Rancé junto a su hijo Jean Maurice Alexandre Rancé. Pequeños y refinados frascos que además de contener un elegante aroma, poseen una historia y tradición embriagadora.

¡Compártelo en tus redes!