• Rancé 1795: Collection Impériale Eugénie Eau de Parfum

    Rancé 1795

  • 85.00€

  • ¿Qué es?

    Este perfume es la exaltación de la gracia y el encanto de las mujeres refinadas y aristocráticas: ostentosas, de belleza delicada y penetrante... La belleza que conquista.

    El perfume correspondía a la emperatriz Eugenia, que se ganó a Francia y toda Europa con su encanto, su sonrisa y su elegancia. Sólo se incluyen las esencias más exclusivas y delicadas para esta mujer refinada con el alma amable y de formas suaves.

    Un encanto sutil, pero profundamente femenino que captura el corazón, la mente y los sentidos. 

    • Notas altas: lila del valle, mandarina, flores blancas, bergamota, melon, fruta de la pasión.
    • Notas medias: neroli, rosa absoluta, hojas de violeta, melocotón, jazmín de Grasse, magnolia.
    • Notas base: lirio florentino, sándalo, ámbar gris, almizcle de roble, vainilla, vetiver.

    50ml.

    Esta es una foto de @lusiphotography para Olivia Cuidados S.L. No está permitido su uso. Todos los derechos reservados.
    Ingredientes: Alcohol Denat. (SD Alcohol 39-C), Parfum (Fragrance), Aqua (Water), Linalool, Alpha-Isomethyl Ionone, Butylphenyl Methylpropional, Citronellol, Geraniol, Citral, Isoeugenol, Methyl 2-Octynoate.

    Si Napoleón se enterase de que en Olivia tenemos la preciosa colección Rancé, inmediatamente haría un pedido on-line. Sí, sí. Napoleón era un fiel admirador de François Rancé, creador francés de estas exquisitas y refinadas fragancias al que conoció en París e hizo emigrar desde el sur de Francia, donde se dedicaba a sus maravillosas creaciones perfumadas, a la capital (más concretamente a su atelier), para poder aprender de él la gloriosa labor creativa que llevaba a cabo.

    En este nueva etapa, Rancé volcó todo su ingenio y olfato a crear su preciada línea de perfumes destinada a la aristocracia de Francia, dedicando varios de sus perfumes a su aprendiz, Napoleón (nosotros contamos con “Le Vainqueur").

    Después de la desaparición del fundador, varias generaciones de la familia prosiguieron con sus elaboraciones. Incluso a finales de 1800, Alexandre Rancé se trasladó a Milán para continuar con el negocio. En la actualidad, lo sigue haciendo su nieta Juana Sandra Rancé junto a su hijo Jean Maurice Alexandre Rancé. Pequeños y refinados frascos que además de contener un elegante aroma, poseen una historia y tradición embriagadora.

¡Compártelo en tus redes!