• Jacques Briochin: Savon noir Spécial Parquet (Jabón negro para parquet)

    Jacques Briochin

  • 7.00€

  • ¿Qué es?

    La nutrición en forma de aroma exquisito ha llegado para cuidar tu parquet.

    Elaborado con una receta artesanal rica en glicerina, Savon noir Spécial Parquet limpia, nutre, protege y llena de brillo el suelo de parquet, ya sea vitrificado o estratificado, de forma natural, ya que se compone únicamente de jabón negro y glicerina, sin utilizar ningún tipo de disolventes, conservantes, parabenos o EDTA.

    Además de ser respetuoso con tu hogar, lo llenará de un agradable aroma a miel, que hará que desprenda un brillo y frescor envidiable. ¡Estarás deseando que vayan a visitarte!

    Modo de uso: para utilizarlo únicamente diluye un tapón del producto por litro de agua. El producto es concentrado por lo que con un solo tapón es suficiente. No es necesario aclarar posteriormente el suelo, tan solo dejar secar y ¡disfrutar de su magnífico aroma! Antes de utilizarlo por primera vez, se recomienda probarlo en una pequeña zona no visible. Lavarse las manos después de cada utilización.

    Certificado Ecocert. 

    1L.

    Ingredientes: 5-15 % jabón; <5 %: perfume, metilisotiazolinona, benzisothiazolinone, limonene. Contiene también: agua, glicerina, secuestrantes, viscosantes. El 99 % de los ingredientes son de origen natural. Mantener fuera del alcance de los niños.

    Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

    En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

    Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

    Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.

¡Compártelo en tus redes!