• Jacques Briochin: Les Paillettes de savon de Marseille + Pelle (Escamas de Marsella + pala de madera)

    Jacques Briochin

  • 15.00€

  • ¿Qué es?

    Si ya te encantaban estas maravillosas escamas de jabón de Marsella, ahora te encantarán en su nuevo formato, que incluye una práctica pala de madera que te ayudará a emplear la cantidad exacta sin desperdiciar ni una lámina. Y además, vienen incluidas en una caja de latón preciosa que además de mantenerlas protegidas de los agentes externos, te serán de gran utilidad una vez las hayas terminado. ¡Y que además es monísima!

    Pero lo mejor de todo, es que la creación de este jabón se lleva a cabo respetando el proceso de fabricación de Marsella. Siendo un producto vegetal, biodegradable y puro (sin grasas animales), que contiene 72% de aceites. ¡Un lavado 100% natural y tradicional!

    Modo de uso: a máquina, añade de 10 a 15g. de escamas en una red en el centro de la lavadora. Para lavados a baja temperatura (menos de 30°C), derrítelas antes en agua muy caliente. A mano, derrite en agua muy caliente unos 20g. de escamas (o la mitad de un bote de yogur) por cada 5 litros de agua.

    Lavado hipoalergénico: concebido para el lavado de la ropa de las pieles sensibles (bebés y las personas alérgicas). No contiene colorantes ni fragancias.

    Certificado Ecocert.

    750gr.

    Esta es una foto de Manopla Studio para Olivia Cuidados S.L. No está permitido su uso. Todos los derechos reservados.

    Ingredientes: sodium palmate, aqua, sodium chloride, ci 77891, sodium hydroxide.

    Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

    En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

    Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

    Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.

¡Compártelo en tus redes!