• Jacques Briochin: Le détachant au savon noir (Quitamanchas)

    Jacques Briochin

  • 7.00€

  • ¿Qué es?

    Los ingredientes de origen natural vegetal y una buena dosis de su famoso "savon noir" (jabón negro), componen este quitamanchas previo al lavado. Es eficaz en todos los tipos de manchas, nuevas o viejas: tomate, hierba, grasa, café... Y se puede utilizar sobre todos los tejidos aunque sean blancos o de color.

    Modo de uso: antes del lavado, vaporiza el producto sobre la mancha. Cuando esté recubierta de producto, frota un poco y deja reposar 5 minutos. Ponla en la lavadora con el programa habitual, y despídete de ella.

    Certificado Ecocert.

    500ml.

    Esta es una foto de Manopla Studio para Olivia Cuidados S.L. No está permitido su uso. Todos los derechos reservados.

    Ingredientes: aqua, alkylsulfate de sodium, fatty alcohol polyglycol ether, alcohol, lauryl polyglucose, linseed oil, potassium salt, caprylyl/capryl glucoside, tetrasodium iminodisuccinate, glycerin, limonene, eucalyptol, alpha-amylase, potassium hydroxide, linalool, citral, linalyl acetate, camphor, trisodium dicarboxymethyl alaninate, methylisothiazolinone, benzisothiazolinone, citric acid, pinene, 4-terpineol, beta-caryophyllene, gamma-terpinene, p-cymene, camphene, myrcene, p-menthanone, octanal, geranyl acetate, isomenthone, amylvinylcarbinyl acetate, methylchloroisothiazolione + methylisothiazolinone, beta-pinenes.

    Corría el año 1919 por la Bretaña francesa cuando Renald Raoul, un comerciante de ceras, estrenaba título de padre y creaba la marca Le Briochin. Su hijo, Jacques Briochin, fue llamado así como los habitantes de Saint-Brieuc en Cotes d'Armor, donde viven y fabrican los productos.

    En su taller, Renald Raoul creaba detergentes y productos de limpieza para profesionales: pintores, mecánicos, artesanos, etc. Algún tiempo después, el boca a boca les ayudó y sus productos superaron la frontera Bretona, reconocidos como los productos más efectivos.

    Comenzando los años 90 y en respuesta a las peticiones de los clientes particulares, ampliaron su rango al público general. Fue entonces cuando el negocio Le Briochin pasó a llamarse Jacques Briochin. Los empresarios visionarios tuvieron entonces una idea: ¿qué pasaría si Jacques Briochin acompañara a los hombres y mujeres en sus hogares? Para ello, había que estar presente en hipermercados y supermercados. ¡Y lo hicieron!

    Gracias a la lealtad de los consumidores, la familia se expandió. Ahora se compone de más de una veintena de productos que respetan y mantienen impecables todas las superficies y habitaciones de nuestras casas. Desde su comienzo ofrecen productos de alta calidad que demuestran su savoire-faire y su gran tradición en el negocio familiar, en el que ya llevan varios siglos de la historia francesa.

¡Compártelo en tus redes!