Imagina poder teletransportarte en cada ducha a la costa azul francesa y poder recordar ese momento durante todo el día al acariciar tu cabello. Suave, limpio, fresco y con un aroma increíble que te enamorará desde el primer instante.

Y es que, durante generaciones Secrets de Provence se ha dedicado a encontrar la fórmula perfecta que más se adecue a nosotros, que buscamos un champú que respete tanto nuestros cuero cabelludo, como la naturaleza. Fue en 2005 cuando decidieron lanzar estas “rosquillas” tan apetecibles que cunden como dos botes de champú normales y que además, poseen el certificado orgánico ya que su composición es suave, a base de aceites y arcillas naturales que protegen tu cabeza y la de los que más quieres, incluyendo la naturaleza.

Y no menos importante, con este diseño tan sencillo y divertido que tienen, evitarás esas feas y molestas manchas que dejan los botes de champú ordinarios de tu baño. Elegancia en un ganchito y buen hacer made in France.