Un día cualquiera, un chico que trabajaba en un restaurante rodeado de montones de botellas de vino tuvo una idea: reutilizarlas como velas con aromas que recuerden a las notas del vino. De ahí su nombre, Re-Wined. Las comercializó en mercadillos, y hoy ya son una gran familia de productores y distribuidores.

Las fragancias son cuidadosamente creadas para imitar las notas de cata en sus varietales tintos y blancos, los sabores y aromas que se encuentran en sus vinos favoritos, los más famosos del mundo.

De principio a fin, cada vela de Rewined Candles se hace a mano en su estudio de Charleston (Carolina del Sur), que garantiza un producto de la más alta calidad. Su proceso es bastante simple, pero su artesanía es extraordinaria. Realizan todo a mano, usando los ingredientes más ricos, como la cera de soja natural.

En primer lugar, las botellas recogidas se cortan con una sierra húmeda y se les pone una mecha de algodón 100%. La cera y la fragancia se mezclan y se vierten suavemente en las botellas y por último, las etiquetas se aplican cuidadosamente, incluyendo una pegatina que dicta "por favor recicle de nuevo' para que el cliente final vuelva a dar vida a la botella.