Nos vamos al norte de Europa, a uno de los países con mayor atractivo natural, el segundo país más verde del mundo donde encontramos unos maravillosos prados verdes, bosques, jardines y pantanos. Os hablamos de Letonia.

Dotado de una naturaleza especial, ha sido el lugar donde Agate Jurkovska, creadora de Kivvi, utilizó los recursos naturales procedentes de este fabuloso lugar tales como sus bayas y plantas, con la finalidad de sacarles el máximo beneficio para el cuidado de la piel. Entre los ingredientes utilizados en sus productos destacan algunos tan increíbles como arándano, borraja, frambuesa, germen de trigo, semillas de cáñamo, bayas, rosa mosqueta, manzanilla, papaya, cola de caballo, ginseng o hinojo.

La gran inspiracíon de Agate Jurkovska salta a la vista ¡La naturaleza!. Y así nos lo demuestra en cada uno de sus productos, ya que sólo utiliza componentes orgánicos, biodinámicos y certificados. Al igual que en el diseño de sus envases: tarros ideales y coloridos donde destacan las flores, frutas y plantas y que, además, son envases airless (sistema de vacío continuo) para que sus formulaciones estén siempre protegidas. ¡Lo tiene todo!.

Todos los productos de esta marca contienen aceite de semilla de kiwi, consiguiendo que con un sólo producto facial se puedan tratar diferentes problemas de la piel gracias a su elevada concentración. No utiliza conservantes, colorantes, sustancias minerales, derivados del petróleo ni sustancias tóxicas.

Kivvi ofrece una línea facial con cremas antioxidantes, hidratantes y regenerantes dentro de la cual, han sido premiados tanto el tónico como el exfoliante facial, y han llegado a ser "Top Produkts". También cuenta con una línea corporal rica en aceites y extractos vegetales biólogicos. Y lo mejor es que todos los productos son 100 % naturales y aptos para veganos.