Las cosas que nos gustan surgen en todo lo que hacemos de forma natural, y casi sin darnos cuenta hemos convertido nuestra tienda en una parada obligatoria para bon vivants y foodies... Dejen paso a las delicatessen, ¡solo los que las hemos probado sabemos dónde está el cielo!