Algunos lo llaman meditación, otros lo llamamos cuidarnos.

Nada como ponernos cremas o aceites para ser conscientes de nuestro cuerpo, repasar esos trozos que nos encantan, aliviar esos que no nos gustan tanto, y ponerles eso que hace que veas que, oye, ¡no estás nada mal! Y hueles bien, estás suave, nutrida y fresca. Estas y otras cosas que un cosmético puede hacer por ti, puedes empezar a disfrutarlas aquí.