Cire Trudon se dedica a la fabricación de velas desde 1643. Es la casa de velas más antigua e influyente a nivel mundial. Realiza las velas más exclusivas con olores únicos inspirados en diferentes momentos, lugares, personas y acontecimientos históricos.

Claude Trudon comenzó con la apertura de su primera tienda en Saint- Honorè, París. En ella se vendían productos de alimentación y velas a particulares y a iglesias. Pero su mayor auge se produce durante el reinado de Luis XIV, el Rey Sol, cuando los Trudon crean su propia empresa de manufactura, que más tarde pasaría a manos de sus ricos herederos (Jaques Trudon e Hierosme Trudon) convirtiéndose en la casa de velas más prestigiosa del mundo. Para ello adquirieron la fábrica de cera más grande, bonita e impresionante de Francia, en la ciudad de Antony, dónde puede leerse en su fachada el lema escrito en latín "Deo, regique laborant", que quiere decir "trabajan para Dios y para el Rey"

Cire Trudon trabajó para la corte de Luis XVI como destiladores boticarios de Marie-Thérèse, para la corte de Luis XV, para Napoleón, para las iglesias y catedrales más grandes e importantes de Francia y fué el proveedor de la iluminación del palacio de Versalles hasta finales de la monarquía. 

En 2007 el empresario Ramndane Tauhami, recupera la esencia y el origen de la privliegiada Maison Cire Trudon, conservando los materiales, antiguas recetas y los moldes que daban forma a las velas, en los que aún sigue escrito la indicación "cada vela de cada Iglesia de la Capilla Real de Versalles se ilumina cada noche para el Rey".

Los ingredientes son totalmente vegetales. Su pureza, estilo y clase, son las principales características que dotan a esta casa de su gran fama. El exclusivo olor de cada una de las velas de la Maison Trudon te transporta a un momento histórico, desde el té verde del Norte de África, el suelo encerado del palacio de Versalles, hasta el peculiar olor de una catedral francesa.

Las velas Cire Trudon están realizadas con cera vegetal, compuesta por aceite de palma, soja y copra, sus mechas son de puro algodón y, el cristal que acoge a cada vela está realizado por Artesanos Vinci, de Italia. Son velas biodegradables, puras, naturales, vegetales, respetan el medio ambiente, libres de parafina y de productos derivados de la petroquímica.