Suave, jugosa, agradable, sencilla y natural: como tú. Como los rayos de sol entre una fresca brisa en primavera. Así es Avril, marca francesa nacida en 2012, en el mismo mes que denota su nombre.

Bastante joven, pero con la experiencia centrada en en lo sencillo, natural y con texturas tan confortables que tu piel agradecerá. Además, no le gusta ser como las demás: es bio, con su sello Ecocert que tanto nos encanta por su respeto a la naturaleza y a nuestra piel. Y es muy bonita, con sencillos colores que hacen las delicias de su nombre, tan primaveral. Avril es la sensación que una mujer como tú transmite. Ser tú misma, natural, superándote y siendo mejor cada día, como el efecto de la primavera sobre la naturaleza... Resurgir de tus cenizas y nacer más fuerte y preciosa.

Sus cosméticos están compuestos de ingredientes naturales que constituyen un sólido aporte de bienestar a tu cuerpo, unido en armonía a un embalaje distinguido, con mucha transparencia a su contenido interior, como tu alma. Es un imprescindible para Avril transmitir sus valores ecológicos, de calidad y precio en un simple vistazo. Quiere que puedas mimarte sin tener que hacer un montón de cuentas antes de decidirte. Quiere que la pruebes y sientas cómo la primavera fluye por tu cuerpo, cómo un día gris tiene más blanco que negro. Y que ese blanco, te lleva desde un azul celeste muy relajante, hasta un tono arena cálido, para visitar mentalmente tu propio paraíso.

Así es la elegancia francesa: hace de lo sencillo algo sofisticado, de su personalidad un estilo de vida y de los pequeños defectos, un rasgo de belleza. Y Avril, lo sabe transmitir en sus creaciones.