A Lab on Fire es una casa de perfumes de edición limitada con sede en Brooklyn. Te preguntarás qué significa. Bueno, significa que el fundador Carlos Kusubayashi es capaz de conservar y elaborar una marca, obsesionado con la fabricación de fragancias refinadas, elegantes y muy modernas hechas por perfumistas de élite. Él coloca intencionalmente su jugo en frascos diseñados sin excesiva atención, de tal manera que todo el foco de atención se centre en el líquido. La fragancia es como una pequeña fiesta privada para algunos, y A Lab on Fire aprovecha esta idea permitiendo que sus perfumes hablen por sí mismos y de forma directa al usuario, por suerte para nosotros. Deja que el misterio se desarrolle poco a poco.

Lo misterioso, lo improbable, el enigma final. A Lab on Fire es una brillante colaboración con los talentos más brillantes de la industria para crear fragancias originales de la más alta ingenuidad, frescura y calidad. Cada fragancia ha sido diseñada por una nariz famosa para ser contemporánea, refinada y rica. El diseño de cada paquete enfatiza la simplicidad y la elegancia industrial. El glamour trata de encontrar la exclusividad y el lujo en lugares sorprendentes. Misterio significa no revelar tus secretos. Déjate envolver por el misterio y el glamour. Bienvenido a A Lab on Fire.